La contaminación fecal es cada vez más habitual en ríos y reservas hídricas. La concentración de poblaciones incrementa la demanda de agua y a la vez genera un alto volumen de aguas residuales, tanto humanas como animales. Por ello, un equipo multidisciplinar de biólogos e informáticos españoles decidió desarrollar un nuevo sistema  que ayude a identificar el origen  la contaminación fecal presente en el agua. La identificación de la especie a la que pertenecen los restos ayudaría a resolver los conflictos sobre quién es el responsable de la contaminación fecal de un río: una granja, un matadero, una depuradora o un núcleo de población humana, por ejemplo
El nuevo software español, llamado Ichnaea que en griego clásico significa rastreador, se basa en el desarrollo de modelos de predicción a partir del análisis de una serie de indicadores microbianos, químicos o de eucariotas, permitiendo determinar la procedencia de la muestra, incluso en casos complejos en los que la contaminación fecal está muy diluida o degradada. Para poder elaborar estas predicciones, previamente hay que proporcionar al sistema los resultados del análisis de varios parámetros de otras muestras de aguas con un único origen fecal de contaminación conocido.

El software se encuentra actualmente en fase de prototipo, pues sus componentes han sido desarrollados por separado. Los investigadores buscan ahora financiación que les permita depurar e integrar los distintos módulos en una única plataforma de cálculo. Sus planes son subir la aplicación completa a la nube.

Según lo planificado por el equipo, el usuario podrá adaptar la predicción a su localización geográfica con una configuración personalizada. Esta le permitirá proporcionar al software sus propias muestras, de origen conocido, para completar la fase de aprendizaje que permitirá posteriormente realizar las predicciones.

En caso de que un usuario no dispusiera de sus propias muestras para este entrenamiento, dispondrá de la bases de datos del sistema, que incluirá aquellos resultados que hayan sido puestos en libre acceso por otros científicos. De esta forma, podrá escoger los análisis de las zonas geográficas más cercanas o similares a aquella que se va a estudiar.

Conocer el origen de la contaminación es también importante desde el punto de vista del riesgo sanitario, ya que los patógenos humanos presentes en el agua son bastante más contagiosos que los de procedencia animal.